Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón
Alberto Guerra Salazar

Tampico listo para el turismo

Alberto Guerra Salazar

Angel Virgen Alvarado

El PAN tendrá 3 diputados pluris

Angel Virgen Alvarado

José Inés Figueroa

Acá entre nos

José Inés Figueroa

Centros de Acopio - Escombro
Valle de Texas

Crimen impactante en Tamaulipas

Jose Luis B Garza

1 de julio, 2024

* El asesinato del Dr. Torre Cantú

* Giro en la política de Tamaulipas

* Recordado con respeto y aprecio

Una mención en sus redes sociales de la compañera periodista reynosense Sandra Tovar, remitió a quien esto escribe a un abominable capítulo de la historia de Tamaulipas: el asesinato del candidato de la Alianza Todos Tamaulipas, integrada por los partidos PRI, Verde y Panal, ocurrida un lunes 28 de junio de 2010, a unos días de la elección en el que se daba por descontado que el doctor ganaría en forma abrumadora.

Torre Cantú fue secretario de salud estatal y diputado federal, entre otros puestos, donde su manejo político y personal no solamente le produjo multitud de partidarios sino muchos amigos.

En los hechos sangrientos murieron también el diputado Enrique Blackmore y cuatro de sus escoltas. Las fotos reveladas del multihomicidio conmovían profundamente. El vehículo en el que se transportaba el candidato fue interceptado por un comando armado antes de llegar al aeropuerto de Cd. Victoria, de donde se disponía a viajar al norte de la entidad para un cierre de campaña.

Por esas circunstancias que se dan a quienes realizamos actividades periodísticas y que se conoce en el argot periodístico como “Reportero sin suerte no es reportero”, ese día, lunes por la mañana, había quedado de verme con el compañero periodista Ernesto Avalos en el comité de campaña del candidato, de donde proseguiría mi viaje hacia la frontera. Cuando llegué al lugar, que normalmente lucía pletórico de partidarios y gente de los medios informativos, me extrañó que estuviera desierto. 

Los televisores estaban funcionando y fue así, con un corte informativo de Joaquín López Dóriga que me enteré, quedando impactado, que acababan de asesinar al Dr. Torre Cantú.

Entendí entonces la ausencia de personal y visitantes en la sede del comité de campaña. Ellos, lógicamente, se enteraron de inmediato del inaudito suceso.

Intenté comunicarme, ya como reportero, vía celular con medios con los que colaboraba pero entendí que el impacto de la noticia saturó las líneas de telefonía celular rebasando su capacidad de servicio. Caminé hasta un centro comercial cercano donde desde un teléfono público pude comunicarme, logrando establecer contacto con Yolanda de la Cruz, en ese entonces directora del noticiero de Telemundo, el más importante en español del Valle de Texas y a quien ya le estaban requiriendo información desde la central de la cadena televisiva. Los datos escuetos que le proporcioné en ese momento le permitieron hacer un adelanto de lo que ya se calificaba un crimen político, casi comparable con el de Luis Donaldo Colosio en 1994.

Viajé de regreso a la frontera con el periodista y columnista José Angel Solorio, quien amablemente me había ofrecido “raid” a Reynosa, lugar donde ambos colaborábamos en el programa de comentarios políticos ¨Reporteros en la mesa”. El tenía información adicional, además de la que empezó a fluir y nos permitió ir dimensionando lo ocurrido y el enorme hueco que dejaba Torre Cantú a unos días de la elección.

Finalmente el PRI designó al hermano del Doctor, Egidio Torre Cantú, como candidato sustituto ante la ausencia definitiva de Rodolfo, candidato titular. 

Egidio cumplía funciones administrativas dentro del comité de campaña, pero ni remotamente tenía los destacados dotes de su hermano fallecido. Ganó la elección gracias al nombre del casi gobernador inmolado.

Rodolfo Torre Cantú, como el Cid Campeador, ganó una elección aún después de perder la vida. Resultó favorecido con el 65 por ciento de los votos de los tamaulipecos. Obviamente la gestión de Egidio, frío y distante de la población, para nada cumplía con las expectativas del carismático y amistoso Rodolfo, su hermano inmolado.

Quienes convivieron con Rodolfo le guardan un gran respeto y admiración pese a los años transcurridos.

Email: jose@bgarza.com

Más artículos de Jose Luis B Garza
El Partenón
J. Guadalupe Díaz Mtz.

La gran oportunidad de Américo.

J. Guadalupe Díaz Mtz.

Martha Isabel Alvarado

El Ausente

Martha Isabel Alvarado

Carlos López Arriaga

Cabeza, agujerote al erario

Carlos López Arriaga

Arnoldo García

La Cuentas claras

Arnoldo García

Clemente Castro

Marcó la diferencia

Clemente Castro