Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

Rebelión agricola

Angel Virgen Alvarado

Alito no es culpable

José Inés Figueroa

Gobernadores

Arnoldo García

Cd. Victoria

Se convulsiona el Estado Mexicano ante guerra de mafias

Fernando Acuña

Miércoles 10 de julio de 2019

Es como para no creerse, pero  el gran derecho romano, cuna y sustento teórico de la gran civilización occidental que hoy nos rige, fue en su origen, el horno donde  se forjó la mafia, como organización que solía ajustar cuentas, sobre los delitos que se cometían en el seno del la sociedad, gobernada bajo el imperio.

Según los estudiosos, el imperio romano, se regía por normas permisivas, donde prevalecía la ley del más fuerte. El fraude, el robo, la estafa y la violencia, eran temas  de carácter civil, y no penal. Pero además, al margen del veredicto de los jueces, cada ciudadano o grupo  de ciudadanos, tenía la libertad de cobrarse la afrenta  por si mismo.

En Sicilia, la mafia, surge como un grupo de hombres de honor, durante la Edad Media, y tiene como propósito  ejercer  venganza, ante los excesos  de los feudales terratenientes. Es así como aparece la hermandad de familias, cuya regla mayor de operatividad, era el silencio.

Así surgió la mafia, aunque después derivó hacia asuntos de crimen organizado, y  posteriormente sobrevino la descomposición, donde el honor salió  sobrando. Pero  su esencia política, en países como México, sigue vigente.

Son memorables  los episodios políticos y sociales de nuestra república, y aunque ahora la historia, los llama por otro nombre, en su momento, fueron mafias conservadoras  o liberales;  nacionalistas  o monárquicas; revolucionarias  o reaccionarias, las que han pasado lista de presente en el poder.

Cada una  con su respectiva narrativa y con sus niveles  de adoctrinamiento, que posteriormente, tarde o temprano, caen en la decadencia. Pero de eso el pueblo, no obtiene gran cosa. La gran masa solo recibe dadivas o migajas. Lo mismo podemos decir del programa solidaridad  salinista aplicado en la década de los  noventa, que de los llamados siervos de la nación de AMLO. Ambos con un criterio clientelar, y político –electorero.

El candidato Andrés Manuel  López  Obrador llegó al poder, anunciando el final de lo que él llamó  la “Mafia del Poder”. Pero a estas alturas, ha instalado la suya propia,  con un reducido círculo  del poder, con un Partido  antidemocrático como MORENA, y con un gabinete aplastado por el peso del centralismo presidencial.

Obrador, es el gran Paderino de la llamada  Cuarta Transformación, y sus reacciones hacia  todo lo que atente contra su familia de poder, son muy parecidas a las de las antiguas mafias romanas. Recientemente, ante  la renuncia de su Secretario de Hacienda, AMLO cobró rápida  vendetta  y  encarceló al consiglieri del grupo neoliberal, encabezado por Carlos  Salinas  de  Gortari y Enrique Peña Nieto.  El Consiglieri, en la cultura mafiosa es un especie de asesor, de amigo, confidente y consejero. Esto es justamente el papel que desempeñaba, el abogado Juan Collado  en la hermandad de la mafia presidida por Peña y Salinas.

La prueba más gráfica y palpable, que parece sacada de una película de la saga del Padrino, basada en el libro de Mario Puzo, es la reciente boda de una hija de Juan Collado,  a la cual asistieron los honorables hombres del  sistema neoliberal.Y hasta magistrados de la Suprema Corte de la Nación.

En el film  del Padrino,  se da una reunión  cúpular entre mafiosos, para decidir  la suerte  de sus cotos de poder. Y obviamente,dicen ponerse de acuerdo, pero en las calles siguen generando violencia.

En el Estado mexicano, parece estar sucediendo lo mismo:  las familias políticas, (mafiosas) de  Salinas y López  Obrador siguen sin llegar a un acuerdo, lo cual propicia inestabilidad  y desorden.

Hasta ahora, la regla no escrita  del poder político en México, es que ningún ex presidente ha pisado la cárcel. El mismo AMLO a su llegada al poder, habló de que , no iba a meter a perseguir a nadie. Y se pronunció  por el amor y paz, lo cual, actualmente está muy lejos de suceder.

Peña Nieto ya anda huyendo, se acaba de ir a Europa, se habla de España. El hijo de Carlos Salinas, Emiliano  Salinas  estuvo también en la cuerda floja de la justicia mexicana, involucrado en una secta, donde un presunto maniático como Keith Raniere, está siendo juzgado por el gobierno norteamericano. Se le acusa  de abuso y tráfico sexual. 

En la historia de nuestro país, el código de honor de las mafias priistas  y panistas, no se había roto, porque ambas obedecían a un mismo modelo neoliberal. En el caso de AMLO, este parece decidido a instaurar un sistema diferente, aunque hasta ahora no se sabe cual es el bebe que parirá  la 4T, y por momentos pareciera que, podría abortar.

Ya se empieza  a hablar de que los hijos de AMLO son el poder tras el trono. Los madrazos en la cúspide del poder real y el formal que preside  Andrés Manuel,  se han tornado virulentas.

Hacia donde nos llevará  este nuevo episodio de enfrentamiento, comparable al de Lázaro Cárdenas contra  Plutarco Elías  Calles, en las primeras décadas del siglo XX?

Expulsará AMLO  a  Peña Nieto y  a  Salinas..?  Hoy como ayer, lo hicieron con Cárdenas, las masas populares, siguen respaldando al caudillo tabasqueño.

La mafia nacionalista, contra la mafia neoliberal. Con Salinas están las cúpulas empresariales, con AMLO jalan las masas  de la pobreza extrema.

  Finalmente, todo esto se reduce a una guerra del poder por el poder. Porque dígame usted, que ha ocurrido todos estos años, con el país que heredamos de la guerra entre  Cárdenas y Calles.

  Hoy como ayer, el pueblo sigue siendo carne de cañón. Solo se le utiliza, y se invoca su nombre para proteger privilegios de grupo y de élites en el gobierno.

 Las cosas  siguen igual, y hasta mucho  peor.

Más artículos de: Fernando Acuña
El Partenón

¿Cambio de 2 a 5? Da igual

J. Guadalupe Díaz Mtz.

Dificultador 

Martha Isabel Alvarado

La traición

Oscar Jiménez

¡Cambiadme la receta!

Carlos López Arriaga