Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

Yarrington: posponen su Juicio

Angel Virgen Alvarado

El PRI, futuro incierto

Martín SIFUENTES

Lazos de amistad

Raúl HERNANDEZ

La hacen cardiaca

José Inés Figueroa

Los mini-satélites

Arnoldo García

Valle de Texas

¿Fraude hormiga en SCT?

Jose Luis B. Garza

Lunes 23 de octubre de 2017

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes de México ha sido objeto de una serie de señalamientos en los últimos meses como consecuencia del ya famoso “socavón”, en una carretera recién inaugurada en el estado de Morelos, que dejó como saldo la muerte de dos pasajeros de una unidad motriz que tuvieron el infortunio de morir sepultados por toneladas de tierra y escombro sin que lograran obtener el auxilio oportuno que frenara su agonía y consecuentemente pudieran salvar la vida.

Pues bien, sin las dimensiones de este trágico hecho, pero sí en actos que perjudican a los usuarios del servicio de  las carreteras de esa dependencia, tuvimos conocimiento de lo que parece un fraude a los usuarios en la autopista de Reynosa a Monterrey.

Todo parte de un cobro por concepto de uso de esa carretera que, vale decirlo, para ser de paga se encuentra sumamente deteriorada en varios de sus tramos. La vía es considerada por algunos como más “segura” o rápida dentro de lo que cabe, ya que existen carreteras “libres” de cuota que van paralelas a la autopista uniendo ciudades como Gral. Terán, China, y Cadereyta, por citar algunas.

El hecho al que queremos referirnos ocurrió la mañana del día siete del presente mes de octubre, cuando un conductor hizo su arribo a la caseta de Gral. Bravo para hacer el pago por el uso de la autopista.

Tras preguntar si se puede hacer el pago con tarjeta Visa, el cobrador respondió afirmativamente por lo que el usuario proporcionó una tarjeta Visa de un banco texano para hacer el pago respectivo.

La persona encargada de la caseta, tras pasar en la lectora del plástico, expresó que la tarjeta no era válida para hacer el pago. El conductor procedió entonces a proporcionarle una tarjeta de un banco mexicano que sí fue aceptada por el sistema de la dependencia. El visitante, procedente de la frontera texana prosiguió su viaje hasta su destino final de ese día, la ciudad de Monterrey, de donde planeaba regresar tras una estancia de varias horas.

Sin embargo, le causó extrañeza que al consultar su cuenta de banco a través de su teléfono celular se encontrara cargado el monto de 12 dólares con 72 centavos por la “Caseta General Bravo México”. Es decir, de la supuesta tarjeta Visa inválida de un banco texano se tomó el pago y, además, se ha había aceptado el pago efectuado con otra tarjeta, pero ésta de un banco mexicano.

Ese mismo día, al regresar de Monterrey, el conductor preguntó al empleado encargado de cobrarle el uso de la autopista por la persona encargada, y a pregunta expresa del cobrador le explicó que quería hacer una reclamación por el doble cobro efectuado esa misma mañana. “Eso ocurre muy seguido”, expresó el empleado de la caseta de cobro y lo refirió con quien era el jefe en turno de la oficina, “Hugo X”, quien accedió a platicar con el conductor afectado, a quien le aseguró que la cantidad que se había cobrado era solamente una retención y que dentro de 24 a 48 horas debería ser reembolsada. “¿Y si no sucede así?”, fue la pregunta inmediata del molesto chofer. “Pues hágale como quiera”, fue la respuesta.

Con la esperanza de que se realizara el reembolso el conductor prosiguió su camino hacia la ciudad de McAllen.

Hasta la fecha en que son redactadas estas líneas, lunes 23 de octubre, el reembolso no ha ocurrido.

De acuerdo con el propio empleado de la caseta, este tipo de acciones son frecuentes. Claro que él se refiere solamente a quienes hacen, o pueden hacer su reclamación, porque se dieron cuenta oportunamente del indebido cargo a la tarjeta.

Desde luego que un error o cobro aislado de poco más de 12 dólares no es una cantidad difícil de recuperar, pero visto desde otro ángulo, la práctica continua contra los usuarios de tarjetas Visa de bancos estadounidenses, en conjunto, puede representar una gran cantidad de dinero obtenido ilícitamente de los turistas texanos.

¿Se está ante una práctica de robo hormiga por parte de empleados o funcionarios de la SCT?

¿Hay que agregar al temor de los residentes de Texas por la inseguridad para viajar a México el temor a los atracos o errores de este tipo?

Porque lo cobradores de turno de la caseta de la autopista no tienen problema en entregar su corte de caja que refleja exactamente la cantidad por los boletos expedidos ya que aparecen los pagos mediante tarjetas de crédito o débito.

No se vive el mejor momento en cuanto a transportarse por las carreteras procedentes de Monterrey a la frontera, eso lo saben muy bien los comerciantes del Valle de Texas.

Los cobros indebidos de referencia son aparentemente un problema más para los viajeros fronterizos, que se suman al miedo de transitar por algunas carreteras.

Más artículos de: Jose Luis B. Garza
El Partenón

Peticiones de Trump a AMLO

J. Guadalupe Díaz Mtz.

En alta, La Matamoros, A.C. 

Martha Isabel Alvarado

Aves y tempestades

Carlos López Arriaga

El PAN y su disyuntiva

Clemente Castro