Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

'Asi es la Democrácia'

Angel Virgen Alvarado

Oposición desaparecida

Martín SIFUENTES

Nada nuevo bajo el sol

José Inés Figueroa

Cd. Victoria

Dos especies distintas

Carlos López Arriaga

Domingo 09 de junio de 2019

En materia electoral, un error lógico entre quienes hacen vaticinios a botepronto deriva de equiparar en resultados los procesos federales y estatales.

Lo cierto es que se trata de dos fenómenos muy diferentes. Una lectura superficial tiende a confundirlos, porque ciertamente se parecen en su mecánica externa.

Y esto va desde hacer fila credencial en mano frente a la casilla electoral, hasta cruzar las papeletas y que alguien se sirva marcarnos el dedo pulgar, señal de la obligación cumplida.

Aunque el comportamiento del elector suele variar de una votación local a una federal, a menudo drásticamente.

Cuestión de recordar el contraste tan marcado entre la elección federal de 2015 (la intermedia de PEÑA NIETO) y la gubernamental tamaulipeca de 2016.

En 2015, mire usted, los priístas se llevaron carro completo.

Y el optimismo era tanto que de su triunfo derivó una frase feliz (ocho de ocho), pues el tricolor se adjudicó TODAS las curules de mayoría, incluyendo (de pilón) a BALTAZAR por pluri.

Ordenados por número de distrito, los ocho ganadores de entonces fueron:

1. YAHLEEL ABDALA, 2. ESTHER CAMARGO, 3. EDGAR MELHEM, 4. CHUCHÍN DE LA GARZA, 5. MIGUEL GONZÁLEZ, 6. ALEJANDRO GUEVARA, 7. ESDRAS ROMERO y 8. PALOMA GUILLÉN.

En 2016, sin embargo, apenas al siguiente año, vendría la debacle.

Drástico el cambio de panorama, los ganadores de 2015 serán los rostros sombríos de 2016.

El PAN le arrebataría al PRI la gubernatura, quedándose además con 21 alcaldías y 20 diputaciones locales.

Queda claro, pues, que nos encontramos ante dos especies distintas, dos animales diferentes, los comicios federales y locales.

 

ERROR DE CÁLCULO

Y la diferencia se impone, mire usted, aún cuando ambas especies se verifiquen el mismo día, en urnas vecinas, como ocurrió en el megaproceso de 2018.

De la mesa federal a la estatal, si bien (1) el PAN habrá de perder sus dos escaños senatoriales de mayoría y seis de nueve diputaciones federales, no obstante (2) en la misma fecha, el partido albiazul incrementaría de 24 a 31 los ayuntamientos bajo su control en Tamaulipas.

En el caso concreto del 2018, asomó la garra del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

Dicha novedad impactó en Tamaulipas donde se llevó las dos senadurías (AMÉRICO VILLARREAL, LUPITA COVARRUBIAS) y seis curules de distrito, a saber: OLGA ELIZONDO, HECTOR VILLEGAS, ADRIANA LOZANO, ERASMO GONZÁLEZ, OLGA PATRICIA SOSA y SERGIO ZERTUCHE ZUANI.

Lo cuál parecía, a ojos de sus seguidores, casi un milagro, algo demasiado bueno para ser verdad. Fue sin duda, el llamado “Efecto AMLO” lo que catapultó estos triunfos.

El tema es que los estrategas y operadores de MORENA no lo entendieron así. Le dedicaron más tiempo a celebrar sus triunfos que a prepararse para la justa del 2019 por el congreso local.

Cometieron aquel exceso de confianza que en la antigua Roma se conocía como “dormirse en sus laureles”, en la fama de la victoria previa, sin preocuparse por los desafíos venideros.

Peor aún, al dibujar la prospectiva del 2019, los morenistas miraban hacia sus victorias federales, sin contemplar acaso que el mismo día, en urnas y mesas vecinas, el PAN se estaba adjudicando un avance sustantivo en materia de alcaldías, al subir de 24 a 31.

Este último sería (a la postre) el referente principal, el más cercano, a lo que ocurrió el domingo antepasado en Tamaulipas, el carro completo (o casi) obtenido por Acción Nacional, al llevarse 21 de 22 distritos.

 

MALA LECTURA

Al final del día, la cúpula de MORENA incurriría en el mismo error del equipo baltazarista en 2016, cuyos personeros estaban más focalizados en cómo se iban a repartir el pastel que en ganar la elección.

¿El resultado?, a la mañana siguiente, dirigentes y simpatizantes del obradorismo en Tamaulipas lucían la misma cara de BALTAZAR tres años atrás.

El adversario no solo les ganó, ¡les pasó por encima!, sin que metieran siquiera las manos para impedirlo.

Demasiada arrogancia, decíamos en el caso de HINOJOSA OCHOA y sus íntimos.

A los obradoristas habrá que recordarles que apenas acaban de llegar (como partido) a Tamaulipas.

Solo tienen comités fuertes en un puñado de municipalidades.

Es decir, su presencia se encuentra todavía en la fase clientelar, tienen más simpatizantes que militantes.

Para colmo, el comité estatal anduvo perdido durante la contienda, ante la enfermedad terminal de su dirigente TOÑO LEAL DORIA.

El hombre pasó los últimos dos meses previos a la elección internado en un hospital de Monterrey por un cáncer de páncreas.

Tarde se percató el obradorismo regional que el 2019, definitivamente, no sería su año. Se derrumbó el PRI, MORENA no avanzó, el triunfo fue para quien supo hacer la tarea en tiempo y forma, el gobernante Acción Nacional.

 

BUZÓN: lopezarriaga21@gmail.com

WEB: http://lopezarriaga.blogspot.com

Más artículos de: Carlos López Arriaga
El Partenón

¿Cambio de 2 a 5? Da igual

J. Guadalupe Díaz Mtz.

Un mal perdedor 

Martha Isabel Alvarado

Misterios ahumados

Carlos López Arriaga

Se van dos priístas

Clemente Castro