Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

'Asi es la Democrácia'

Angel Virgen Alvarado

Oposición desaparecida

Martín SIFUENTES

Nada nuevo bajo el sol

José Inés Figueroa

Matamoros

Maquiladora colapsada

Martín SIFUENTES

Domingo 27 de enero de 2019

Y después del colapso que sufrió la industria maquiladora de Matamoros el pasado viernes 25 a las 2 de la tarde, cuando estalló la huelga en muchas de ellas, ya para el sábado o domingo, en una buena parte habían llegado a un arreglo y las actividades manufactureras se habían reanudado. 

Sin embargo, el daño está hecho. 

Después de un golpe similar en 1992, Matamoros tardo muchos años en recuperarse de la pérdida de empleos, del retiro de inversiones, de la desconfianza ganada, y hoy estamos ante un panorama similar.

Si bien aparentemente en las que hubo arreglo las cosas volvieron a la normalidad, en realidad, no es así, ya que la reanudación y aceptación de las demandas sindicales, solo se da por los compromisos internacionales con proveedores, y en cuanto estos se cumplan, muchas empresas le dirán adiós a Matamoros. Así sucedió hace 27 años. 

Esta ciudad ya nunca recuperó su imagen de ser un buen lugar para inversiones, y si en que le tiempo el entonces líder obrero Agapito González, "hechó en corrida" a muchas maquíladoras, hoy la historia se repetirá y solo cambiara el nombre del dirigente, que ahora es Juan Villafuerte, aún y cuando se diga que fue rebasado por sus bases, y que fue prácticamente atado de manos por la presión de los propios trabajadores. 

En Matamoros hay por lo menos 115 maquíladoras, principalmente del ramo eléctrico,  mecanico, automotriz, plástico y textil, en las que laboran más de 60 mil personas, hay 4 sindicatos que tienen contratos colectivos con esas empresas, pero solo en uno, en el más grande hubo esa situación que llegó a la colocación de banderas rojinegras.  

Que los trabajadores ganen más y tengan mejores prestaciones laborales, está muy bien, el problema surge cuando las demandas se convierten en exigencias desmedidas y ahuyentan a la inversión.

Ya vimos hace tres días el anuncio de dos grandes empresas, cuyos corporativos han decidido finalizar su operación en Matamoros. Esperemos que esta decisión no sea replicada por más fábricas. 

Sea lo que sea, lo apuntamos anteriormente, el daño está hecho, esta ciudad fronteriza queda marcada en el ámbito maquilador como conflictiva, con pocas expectativas de crecimiento, con baja seguridad para el inversionista y lo peor, con un sindicalismo intransigente. O más bien , poco inteligente. 

Más artículos de: Martín SIFUENTES
El Partenón

¿Cambio de 2 a 5? Da igual

J. Guadalupe Díaz Mtz.

Un mal perdedor 

Martha Isabel Alvarado

Misterios ahumados

Carlos López Arriaga

Se van dos priístas

Clemente Castro