Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

¿Fuga de divisas?

Angel Virgen Alvarado

Resistencia

Raúl HERNANDEZ

La perra brava

José Inés Figueroa

Las Cuentas

Arnoldo García

Cd. Victoria

No se aceptan devoluciones

Alberto Guerra Salazar

Lunes 03 de diciembre de 2018

El mensaje de Andrés Manuel López Obrador como Presidente de la República contiene algunas importantes confirmaciones de sus propuestas como candidato, que sus detractores, pagados y espontáneos, han tergiversado, sesgado, sacadas de contexto, para minimizarlas, ridiculizarlas, dimensionarlas peyorativamente.

Gustó que desmintiera que irá por la reelección sexenal como lo propalan sus enemigos, gratuitos y los de alta factura, y por el contrario, reafirmó que hará una consulta a la mitad del sexenio, para preguntarle a los mexicanos si quieren que continúe como Presidente o que pida licencia para irse a su casa, a su rancho de nombre peculiar.

Pero después de escuchar su mensaje completo en el Congreso de la Unión, donde rindió protesta como Presidente de la República, con el compromiso de restablecer el derecho de los mexicanos a ser felices, nadie querrá la revocación de mandato.

Después de todo, fueron más de 30 millones de votos los que decidieron el nuevo rumbo de México, para que luego nos salgan con que se anulan, cancelan, invalidan o se tiran a la basura. No habrá devolución o devaluación de una expresión ciudadana bien cimentada en las urnas.

Otra de las patrañas urdidas y difundidas por los recientes emisarios del pasado que le apuestan a lo loco al fracaso de la Cuarta Transformación, es que no habrá zona franca en la frontera ni IVA del 8 por ciento e Impuesto Sobre la Renta de sólo el 20 por ciento.

El mensaje del nuevo mandatario azteca confirmó que desde el 1 de enero de 2019, la franja fronteriza mexicana tendrá ese trato de excepción, para erigirla como el último filtro que impida la migración de paisanos empujados por la pobreza y falta de oportunidades, al vecino país.

López Obrador pronunció un discurso categórico, contundente, enérgico, donde sepultó los 36 años de un modelo económico neoliberal que enriqueció a una casta de políticos y empresarios, a costa del bienestar de todos los mexicanos.

“Se acabó la corrupción e impunidad gubernamental”, proclamó el nuevo jefe de las instituciones nacionales, restauradas.

Aportó con su mensaje una cátedra de historia política, al referir que los gobiernos de la época moderna, hasta 1983, mantuvieron un crecimiento económico del 6 por ciento, en promedio.

Pero con la instauración del sistema neoliberal, a partir del gobierno de Miguel de la Madrid Hurtado, las cosas en México se descompusieron al grado de que se desplomó desde entonces y hasta la fecha, el nivel de crecimiento económico a sólo un 2 por ciento.

Agregó que una inmunda corrupción pública y privada (resultado de la combinación de la política gubernamental con empresarios voraces), arruinó las finanzas del gobierno y de más de la mitad de los mexicanos.

Reveló escandalizado, que México desembolsará de su presupuesto 2019, 700 mil millones de pesos sólo en el servicio de la deuda pública, debido a que los consecutivos gobiernos sexenales contrataron empréstitos extranjeros de manera irresponsable.

Anunció que no recurrirán a la banca internacional porque el gasto público será racional y medido. No gastarán más dinero del que se recaude porque además, al suprimirse las prácticas corruptas institucionales y con el dinero resultante de la austeridad, se financiarán los programas sociales y el gasto público.

Otra dolorosa confirmación que retumbó en el recinto parlamentario, es que el sistema de salud mexicano es un desastre, igual que la educación, el empleo, la seguridad pública, todo el sistema.

Enrique Peña Nieto, sentado a la izquierda de AMLO, gesticulaba como niño malcriado y fingía tomar apuntes para mantener gacha la cabeza, seguramente cargada de vergüenza, por los duros reproches disparados contra todos los ex Presidentes de la era moderna.

Peña Nieto se esponjó como pavo real cuando empezó el discurso presidencial y le expresó gratitud por no haber caído en la tentación de sus antecesores (Fox y FECAL), de intervenir en procesos electorales para torcer la voluntad ciudadana.

Pero luego aguantó el Presidente saliente, el alud de reclamos por haber usado el poder para enriquecerse escandalosamente, él y quienes lo antecedieron en el cargo, sobre todo cuando se confirmó que sus reformas energética y educativa, especialmente, serán tiradas a la basura, por haber sido engañosas.

Andrés Manuel reveló que el gobierno saliente mintió a la nación con el anuncio de que la privatización del petróleo atraería inversiones multi-millonarias, en dólares, pues cinco años después, solo han llegado 760 millones.

En materia de seguridad pública, el Presidente egresado de MORENA, expresó su preocupación de que los ciudadanos estén en completa indefensión, debido a que la policía federal y los Ministerios Públicos, “sin generalizar”, son corruptos.

Por eso tiene el proyecto de crear la Guardia Nacional que en su origen, estará nutrida por policías militares, policías marinos y policías federales, capacitados, certificados y bajo mandos civiles.

Hizo López Obrador un reconocimiento a la SEDENA y la SEMAR, por ser de las mejores instituciones nacionales, cuyos titulares no tienen apetitos de poder político y de poder económico.

Reconoció empero, que la historia consigna algunos episodios donde los soldados fueron usados contra la población, pero por instrucciones de jerarcas civiles.

El nuevo Presidente de la República aseguró reiteradamente, que no se apartará del credo de toda su vida, de servir desinteresadamente a la sociedad. “No tengo tentación por el dinero”, dijo.

Resumió el plan del nuevo gobierno federal con el anuncio de que se acabó la corrupción y la impunidad y reiteró que en todos los programas, los pobres tendrán prioridad, por ser los que más han sufrido ese flagelo de los gobiernos del pasado.

Puntualizó AMLO, que la Presidencia de la República no emprenderá persecución contra los corruptos del pasado, “porque sería solo circo y simulación, con una dinámica de fractura, confrontación y pérdida de tiempo”.

Pero PERO otras instancias de gobierno tienen en esa materia, facultades específicas y concretas que la Presidencia no puede coartar, sobre todo cuando se trate de aclarar situaciones que supongan abusos de poder, excesos y otras irregularidades.

Por lo pronto, habrá una Comisión de la Verdad para atender el caso de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, con el objetivo de investigarlo hasta esclarecerlo totalmente.

Tamaulipecos atestiguaron la ceremonia, entre ellos el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, que conocerá en los siguientes días las nuevas normas que regirán en la relación con el gobierno federal.

El diputado local Glafiro Salinas Mendiola volvió a enseñar el cobre, con el anuncio de que no asistiría a la ceremonia de la transmisión del poder ejecutivo federal. Es presidente del poder legislativo, pero no le dieron permiso de viajar.

Ciudad Victoria vivió otra jornada de terror, con ejecuciones frente al hotel Royal donde hasta un perro fue llenado de plomo. Dejaron en las inmediaciones del penal un macabro paquete, con mensaje, pero nadie vio nada.

Otra patrulla de la policía estatal fue destruida por su torpe conductor, pues la volcó a la altura del Parque Bicentenario resultando heridos cuatro agentes. No iba en persecución de nadie, simplemente el volante se le salió de control.

Reynosa tuvo más balaceras, persecuciones, abatidos y cadáveres con huellas de violencia en casas particulares y en la vía pública.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Más artículos de: Alberto Guerra Salazar
El Partenón

Queda Gustavo sin negocio

J. Guadalupe Díaz Mtz.

La realidad se impone  

Martha Isabel Alvarado

Nuevo diálogo fiscal

Oscar Jiménez

La erosión de la caravana

Jose Luis B. Garza

Privilegios, tema emergente

Carlos López Arriaga

Amagan con protestas

Clemente Castro