Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

Sueño guajiro

Angel Virgen Alvarado

Ahí vienen los casinos

José Inés Figueroa

Casinos

Arnoldo García

Cd. Victoria

UAT, ¿pensiones en peligro?

Max Avila

Lunes 05 de noviembre de 2018

* El columnista es autor de las novelas: “Erase un periodista” y “Rinconada, la historia prohibida del maestro Ricardo”, además Premio Nacional de Periodismo 2016.

La Auditoría Superior de la Federación ha encendido los focos rojos sobre las enormes deudas que arrastran todas las universidades públicas del país, y de la insolvencia en que se encuentran para cumplir compromisos ineludibles.

Y en concreto señalan el riesgo de los pagos a pensionados y jubilados de tales casas de estudio.

A este problema no escapa la Universidad de Tamaulipas, cuyas autoridades han hecho milagros para seguir sosteniendo la plantilla de maestros y empleados en retiro.

Es público que el manejo de los fondos relativos al asunto, causó el “golpe de estado” contra el ex Rector Jesús Lavín Santos del Prado durante el sexenio de Eugenio Hernández Flores.

Lo que no es público es a dónde fueron a dar, aunque se rumora (sin que hasta ahora existan pruebas), que sirvieron para apuntalar la campaña presidencial de Peña Nieto.

Al margen de tales especulaciones bueno sería que el rector Pepe Suárez se sirviera aclarar la forma y manera en que sobrelleva dicha problema. Y sobre la deuda, ¿a cuánto asciende y cómo se pagará?.

Y en otro sentido, ¿es verdad que el pago de pensiones y jubilaciones están en grave riesgo?.

Y ya “entraos en gastos”, ¿podríamos saber la inversión en los equipos profesionales?. Sobre todo en el “Correcaminos” de la división de ascenso de fútbol que hasta ahora ha sido rotundo fracaso.

No olvidéis que son dineros públicos y lo tiempos han cambiado.

MARCHA “FIFI”

Grupos de extrema derecha embozados a la sombra de la iniciativa privada, convocan a una manifestación para protestar contra la decisión de suspender la construcción del aeropuerto de Texcoco.

La citada marcha habrá de llevarse a cabo el día once del presente mes y entre las promotoras se encuentra Isabel Miranda, “la terrible señora Wallace”.

Como sabéis, la pudibunda dama encabeza la organización “Alto al secuestro” que surgiera durante el sexenio de Felipe Calderón, después de que su hijo Hugo Alberto fuera desaparecido y asesinado.

En aquel tiempo admiramos su valor para enfrentarse al gobierno. Y lo entendimos por la tragedia que vivió de lo cual derivó amplia solidaridad civil.

De eso harán unos diez años.

Pero no pasó mucho tiempo para saber que la señora finalmente se entendió con las autoridades de entonces y de ahora.

Es decir, fue y es utilizada para golpear a organizaciones críticas de la política que sobre derechos humanos realiza el supremo gobierno.

“La terrible señora Wallace” pronto se colocó del lado oficial. Así trascendió los sexenios de Calderón y Peña Nieto pero no sucederá con el de López Obrador, por obvias y sobradas razones.

Sin embargo, ha encontrado la forma de hacerse notar, inducida probablemente por las autoridades en turno y personajes que “tiran la piedra y esconden la mano”.

A la señalada manifestación le llaman “fifi”, debido a que la convocatoria está dirigida, especialmente, a empresarios y todo lo que ello significa, aunque no extrañará ver a trabajadores forzados a participar para mantener el empleo.

Será la vieja costumbre del “acarreo”.

Usted dirá que los “señores del capital” están en su derecho de expresarse libremente y tiene razón.

Pero lo que está fuera de sitio es la provocación.

Se trata de debilitar y exhibir al presidente electo y a sus colaboradores, pero más que eso, pareciera que se trata de confrontar a la sociedad civil, es decir, a quienes están a favor y en contra de la citada obra.

Y será fácil lograrlo si para empezar contratan grupos anarquistas que al causar desmanes de toda índole, se convierten en “pruebas” contra AMLO y el futuro régimen.

De manera que la manifestación convocada por “la terrible señora Wallace” es una provocación. Y es copia fiel y exacta de lo que ha sucedido en países donde se ha impuesto la democracia popular.

Sucedió en Chile durante el gobierno de Salvador Allende y ahora lo vemos en Brasil con el triunfo del fascismo, edición “corregida y aumentada” en la persona del ultraderechista Jair Bolsonaro.

Olvidaba decirles que algunos de los más ardientes promotores de la manifestación “fifi”, son los medios de comunicación y “analistas” de siempre, séase los amigos del poder “hasta que la nómina los separe”, es decir, los enemigos de AMLO y de la participación ciudadana.

SUCEDE QUE

A nivel local, existe suspicacia ciudadana sobre las primeras obras de la administración encabezada por Xicoténcatl González Uresti. “La raza” se pregunta: “¿a poco todo va a ser puro relumbrón?...¿Y las colonias, ¿qué?. Apenas que regalen caballos”.

¡Ah, raza!.

Y hasta la próxima.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más artículos de: Max Avila
El Partenón

¿Juegan para que Morena gane?

J. Guadalupe Díaz Mtz.

Sí, a Política Coercitiva   

Martha Isabel Alvarado

Caravanas y grupos

Jose Luis B. Garza

Capitalismo de compadres

Carlos López Arriaga

Lo que está por venir

Clemente Castro