Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

Sueño guajiro

Angel Virgen Alvarado

Ahí vienen los casinos

José Inés Figueroa

Casinos

Arnoldo García

Cd. Victoria

Migrantes, vieja historia

Carlos López Arriaga

Lunes 22 de octubre de 2018

Recupero hoy un texto que publiqué en El Diario de Victoria y diversos medios de la entidad el lunes 21 de mayo de 2012, hace más de seis años.

Ya para entonces era tema en los medios la ruta ferroviaria que transporta indocumentados centroamericanos desde la frontera sur, en la trágica búsqueda del sueño americano.

Sus locomotoras reciben el nombre genérico de “la Bestia”, aunque también le llaman “el tren de la muerte”. Ha sido tema de documentales, películas y hasta de un poeta granadino (DANIEL RODRÍGUEZ MOYA, “The American way of death”).

Guatemaltecos, salvadoreños, hondureños, víctimas del terror delictivo, perseguidos por malos gobiernos, mártires de la pobreza endémica, se internan a territorio mexicano por cruces como Tenosique, Tabasco y Arriaga, Chiapas, entre otros.

Recorrerán luego nuestra geografía en dos rutas: (1) la del poniente, que los lleva hacia Sonora y Baja California, con rumbo a las ciudades de Arizona y California, (2) la oriental que recala en Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, buscando incursionar por el Valle de Texas.

En aquel 2012 destacaba la lucha del sacerdote texcocano ALEJANDRO SOLALINDE, coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana Pacífico Sur dentro del Episcopado Mexicano y director del albergue Hermanos en el Camino, que proporciona asistencia humanitaria a los migrantes.

El caso es que en el presente 2018, el tema está recuperando espacio en las primeras planas tras detectarse la existencia de una caravana masiva de hondureños que atravesaron Guatemala y están cruzando hacia México con destino a la Unión Americana.

Por supuesto, ante la hostilidad manifiesta de DONALD TRUMP, acaso el mandatario norteamericano más xenófobo de la historia. Y también con la respuesta titubeante de ENRIQUE PEÑA NIETO.

A lo que se suma una propuesta de ANDRÉS MANUEL, todavía en fase larvaria, que habla de incluir a todos los países del área centroamericana en un proyecto amplio de desarrollo regional.

Impulso multinacional que encontraría particular énfasis en la frontera mexicana con Guatemala donde sería impulsado un corredor de inversión y desarrollo.

En fin, cito a continuación el trabajo que publiqué en el sexto año de CALDERÓN. Creo que mis planteamientos de entonces siguen vigentes.

 

A LOMO DE BESTIA

El dato escolar nos dice que la frontera sur mexicana con Guatemala y Belice es una línea zigzagueante de 1,234 kilómetros entre el mar Caribe y el océano Pacífico, involucrando a cuatro entidades del lado nuestro: Quintana Roo, Campeche, Tabasco y Chiapas.

Puerta trasera más grande de lo que usualmente se piensa, pues equivale al 39% de la frontera norte y sus 3 mil 152 kilómetros entre Matamoros y Tijuana.

Vienen a mi mente estos apuntes elementales mientras veo los reportes de la televisión sobre los migrantes que cruzan de sur a norte el territorio nacional buscando llegar a Estados Unidos, trepados en el lomo de un legendario tren carguero al que denominan “la Bestia”.

El flujo de guatemaltecos, salvadoreños, hondureños o nicaragüenses pobres es copioso y continuo los 365 días del año, con una tendencia creciente que debiéramos tomar más en serio.

En sus países de origen, el fin de las dictaduras castrenses (la instauración de gobiernos democráticos) es algo que no cambió sus condiciones de vida.

O peor aún, a la pobreza de siempre se añade ahora la violencia extrema prohijada por gobiernos débiles, sin el menor asomo de responsabilidad social.

Unos huyen de la miseria, otros de la muerte. Abundan los testimonios de adolescentes urgidos a escapar de las bandas delictivas que buscan reclutarlos a la fuerza como aprendices de sicarios.

Pero tal amenaza no acaba con la salida. El extenso mapa mexicano está sembrado de horrores, desde los retenes montados por la delincuencia hasta el maltrato policial.

Según datos del consulado guatemalteco, al menos 200 mil indocumentados centroamericanos cruzan cada año por México con rumbo a Estados Unidos.

No todos llegan a su destino. Muchos fracasan en el intento, incluso se sospecha que habría migrantes entre las víctimas de masacres recientes.

Otros se quedan a vivir en México, buscando un espacio entre los más pobres, viviendo del subempleo y con la posibilidad real de incorporarse finalmente a la delincuencia.

Al norte y sur del Río Suchiate, la hipocresía de gobiernos que se presumen democráticos ha reducido su intervención a lo meramente reglamentario.

Ejemplo de ello es la despenalización al migrante autocelebrada por FELIPE CALDERÓN como si fuera un triunfo mayor de su política humanitaria.

Aunque no veo como un simple cambio en el papel pueda modificar el panorama de quienes, día con día, mes con mes, viajan encaramados en los techos de “la Bestia”.

Ciertamente, el acceso a mano de obra barata e indocumentada presta grandes beneficios a la economía norteamericana. 

El fenómeno no es muy distinto al de los migrantes africanos que hoy atraviesan el mar Mediterráneo buscando trabajo en Madrid, Paris o Berlín.

Voces críticas del continente europeo estiman hoy que la migración del sur pobre al norte civilizado solamente podrá ser paliada con algo parecido a un “Plan Marshall”, evocando el programa de rescate emprendido por Estados Unidos en las regiones devastadas por la segunda guerra.

Al respecto se piensa que la costa norte de África podría dar cabida a una “cortina de maquiladoras”, planes de microcrédito, acciones de vivienda, comunicaciones y servicios elementales que permitan formar el tejido social necesario para que ahí se detenga la ola migrante que viene del sur.

No es muy distinto el panorama que hoy se observa en México y Estados Unidos.

Sólo que en el continente americano la lectura se torna más compleja cuando dicha migración alcanza proporciones tumultuarias, de escándalo.

Su impacto es visible en la estadística delictiva, involucrando en ello el asunto que (sin duda) mayormente inquieta al vecino país del norte en estos tiempos: su seguridad nacional.

Solamente un rescate integral de la zona fronteriza entre México y Centroamérica podría moderar y, a cierto plazo, revertir esa tendencia migratoria francamente explosiva y que, peor aún, asoma como antesala de un caos todavía mayor.

 

BUZÓN: lopezarriaga21@gmail.com

WEB: http://lopezarriaga.blogspot.com

Más artículos de: Carlos López Arriaga
El Partenón

¿Juegan para que Morena gane?

J. Guadalupe Díaz Mtz.

Sí, a Política Coercitiva   

Martha Isabel Alvarado

Caravanas y grupos

Jose Luis B. Garza

Capitalismo de compadres

Carlos López Arriaga

Lo que está por venir

Clemente Castro