Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

Sueño guajiro

Angel Virgen Alvarado

Ahí vienen los casinos

José Inés Figueroa

Casinos

Arnoldo García

Cd. Victoria

Modelo de la discordia

Carlos López Arriaga

Miércoles 12 de septiembre de 2018

¿Quién manda en la SEP, quién manda en México?... La polémica en torno a la reforma educativa agudiza hoy las contradicciones entre un grupo gobernante que aún no termina de irse y el equipo relevista que todavía no acaba de aterrizar.

Hasta ahorita habían salvado la contradicción de enfoques, incluso cuando los dos gabinetes estuvieron frente a frente en Palacio Nacional, durante aquella conferencia conjunta donde daban inicio formal al proceso de entrega y recepción, el 20 de agosto.

En un marco de respeto, ENRIQUE PEÑA NIETO se sostuvo en la idea de mantener vigente el actual modelo educativo hasta el último día de su gobierno, el 31 de noviembre próximo.

Y, en paralelo, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR ratificó su voluntad de echar abajo la reforma, una vez que asuma el poder, el primero de diciembre, pero dejando en claro que respetaría las decisiones y acciones adoptadas durante el mandato de PEÑA.

Hasta aquí, todo iba muy bien, en el plano declarativo. Luego de aquel encuentro entre equipos de trabajo, ambos mandatarios, saliente y entrante, resultaron bien librados.

Los medios insistieron en su canto a la transición de terciopelo. Respiró tranquilo el mercado bursátil, el dólar se mantuvo quieto. Sonrisas, buenas maneras, atenciones de ida y vuelta, institucionalidad y paz republicana. Caricaturas y memes tomaron nota de ello.

Paz en la diversidad que exigía, por cierto, un manejo prudente de las discrepancias. Dejarlas en el nivel meramente propositivo, sin abordarlas de manera explícita.

Todo ello, en el entendido de que habrá tiempo de sobra para marcar deslindes, lo mismo en cámaras que en oficinas gubernamentales, a partir de diciembre y en los años venideros.

 

¿ABAJO LA EVALUACIÓN?

La situación comenzaría a cambiar, a complicarse, cuando los batallones legislativos del obradorismo empiezan a sentir que corre por sus venas la vitamina del poder. Sensación eléctrica, ciertamente.

A partir del primero de septiembre, con la renovación de las cámaras, las bancadas de MORENA y sus aliados saben que pisan fuerte, son fuerza dominante y pueden tomar decisiones, se envalentonan y empiezan a mirar con recelo a los miembros de PRI y el PAN.

Entre los mismos seguidores de AMLO se registran reyertas, GERARDO FERNÁNDEZ NOROÑA contra MARTÍ BATRES y PORFIRIO MUÑOZ LEDO; YEIDCKOL POLEVNSKY versus CUAUHTEMOC BLANCO, más las que se acumulen.

Y, por supuesto, los maestros. Demasiada prisa por cobrar la factura, antes aún de que AMLO y su secretario designado ESTEBAN MOCTEZUMA BARRAGÁN tengan autoridad real para marcar, al menos, la pauta.

Los grupos más ansiosos le apuestan al madruguete. Son mayoría, dicen, y se aprestan a talar las ramas a la reforma educativa, sin esperar a que el nuevo gobierno tenga facultades para impulsar un modelo alternativo.

Este martes 11 de septiembre, la asamblea de San Lázaro logró un punto de acuerdo donde exhorta a “suspender de manera inmediata e indefinida los procesos de evaluación para el ingreso, promoción, reconocimiento y permanencia, así como cualquier procedimiento sancionatorio”.

El mensaje va dirigido a la Secretaría de Educación Pública, la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente, el Instituto Nacional para la Evaluación Educativa y las autoridades del ramo en todas las entidades federativas.

Desde luego, no es (ni puede ser) una orden. El ejecutivo es otro poder y no están los diputados para decirle como haga las cosas, en tareas y programas que están bajo su dominio.

Y menos todavía a los gobernadores y sus respectivas dependencias educativas. Por ello los legisladores emplean la palabra “exhorto”, a manera de petición, invitación, llamado respetuoso.

El punto central de toda su argumentación son los castigos. La SEP de PEÑA NIETO, ha dictaminado sanciones laborales y suspensiones para los docentes que no aprueban dicha evaluación. En números redondos hablan ya de 500 casos.

 

RESPONDE LA SEP

Con fecha 12 de septiembre, el portal del gobierno federal hizo público su comunicado 255 donde la Secretaría de Educación Pública reconfirma su voluntad de aplicar las evaluaciones programadas (“conforme al calendario establecido”) en lo que resta de la administración.

Y se remite para ello a los criterios publicados en el Diario Oficial de la Federación por el referido Instituto Nacional para la Evaluación Educativa el 7 de mayo pasado, con atención a los docentes de Educación Básica y Media Superior.

Punto por punto, el comunicado oficial reitera las disposiciones previamente calendarizadas en dicho proceso, el articulado y sus incisos. Y lanza una advertencia clara:

“En caso de incumplimiento por parte de las autoridades educativas señaladas en el párrafo anterior, podrán hacerse acreedores a las responsabilidades administrativas correspondientes.”

En efecto, la dualidad de poderes marca derroteros distintos. Una cosa son las voces que este martes celebraban desde San Lázaro con videos felices a través de las redes sociales y algo muy diferente el discurso autoritario de la SEP todavía peñista.

Desfase inocultable que, además, confronta a dos titulares del ramo, el saliente OTTO GRANADOS ROLDÁN y el entrante ESTEBAN MOCTEZUMA.

Por todo ello, si hubiera que contestar las dos preguntas planteadas al inicio de este comentario (quién manda en la SEP y en México) la respuesta estricta es que GRANADOS y su jefe PEÑA NIETO.

Si ellos así lo deciden, la evaluación irá adelante en los dos meses y medio que restan a dicho gobierno, incluyendo exámenes y acciones punitivas.

Pero es artillería inútil. Resistencia improductiva que solo le abona tensión al tránsito sexenal y hace las cosas más difíciles, especialmente a quienes ya se van. Los pone en la mira de posteriores ajustes de cuentas.

Por precoz que haya sido, la voz de las cámaras ya se manifestó y (atrabancada o no) representa un adelanto de las directrices que AMLO asumirá en cuanto llegue a la presidencia.

El sentido común aconsejaría aceptar lo inevitable. Si ANDRÉS MANUEL y su aplanadora morenista han decidido cancelar la reforma educativa, más valdría no contrapuntearse por ello.

 

BUZÓN: lopezarriaga@gmail.com

WEB: http://lopezarriaga.blogspot.com

 

Más artículos de: Carlos López Arriaga
El Partenón

¿Juegan para que Morena gane?

J. Guadalupe Díaz Mtz.

Sí, a Política Coercitiva   

Martha Isabel Alvarado

Caravanas y grupos

Jose Luis B. Garza

Capitalismo de compadres

Carlos López Arriaga

Lo que está por venir

Clemente Castro