Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

PRI-Tamaulipas... en apuros

Angel Virgen Alvarado

El PRI, futuro incierto

Martín SIFUENTES

Lazos de amistad

Raúl HERNANDEZ

La hacen cardiaca

José Inés Figueroa

Los mini-satélites

Arnoldo García

Cd. Victoria

México postelectoral

Carlos López Arriaga

Miércoles 27 de junio de 2018

Son siete los gobernadores panistas que, en fecha previa a los comicios, ya trabajan en los preparativos de una estrategia conjunta, pensada en el nuevo rompecabezas nacional.

Este país, acaso raro, diferente, desconocido, que emergerá a la mañana siguiente de los comicios y se irá prefigurando en las primeras horas del lunes 2 de julio.

Equilibrios distintos de poder impactarán al Congreso de la Unión en sus dos cámaras a partir de septiembre, con procesos de renovación paralelos en gubernaturas, congresos locales y alcaldías, para finalizar con el relevo presidencial, el primero de diciembre próximo.

Los destacados militantes del partido albiazul que hoy conforman la naciente Asamblea de Gobernadores de Acción Nacional (AGAN) son el tamaulipeco FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA; el hidrocálido MARTÍN OROZCO; el duranguense JOSÉ ROSAS AISPURO; el poblano TONY GALI; el queretano FRANCISCO DOMÍNGUEZ; el quintanarroense CARLOS JOAQUÍN y CARLOS MENDOZA de Baja California Sur.

En desplegado nacional, el grupo de abajofirmantes definió el AGAN como un “espacio para el diálogo incluyente, análisis, intercambio de ideas” y “búsqueda de acuerdos en beneficio de la población” en “las entidades que la conforman.”

Remarcan además propósitos que antes hemos visto en organismos de similar talante (CONAGO) como es la necesidad de trabajar en forma conjunta con el gobierno federal, “independientemente del origen partidista”.

Se habla, pues, de “construir acuerdos”, “mediante el diálogo”, el cual es “indispensable para la gobernanza y la certidumbre social, política y económica del país”.

La fortaleza de México como nación “está en su pluralidad”, dicen, y por ello el nuevo gobierno que resulte electo el domingo 1 de julio, encontrará en la Asamblea de Gobernadores de Acción Nacional “un grupo dispuesto a colaborar permanentemente por el bien del país”.

No aparecen (todavía) en dicha lista, mandatarios del mismo partido como JAVIER CORRAL de Chihuahua, KIKO VEGA de Baja California, MIGUEL MÁRQUEZ de Guanajuato, TOÑO ECHEVARRÍA de Nayarit y MIGUEL YUNES de Veracruz.

Desde luego, lo que más llama la atención es el momento elegido para presentar en sociedad a este nuevo sindicato de gobernadores (en este caso, de un solo partido).

Se suben a la palestra durante la semana previa a la megaelección que (como de sobra es sabido) está llamada desde un principio a recomponer sustantivamente el mapa político federal, estatal y municipal.

La prisa por dar a conocer la alianza (y pintar esta raya) acaso obre en prevención del resultado que todas las encuestadoras importantes avizoran, sin excepción. El triunfo de AMLO.

Esta semana, dos diarios de orientación patronal a los que bajo ningún concepto podríamos señalar de “obradoristas” (EL FINANCIERO y REFORMA) publicaron sus mediciones finales, previas a los comicios.

Ambos con resultados sorprendentes, en particular para ANDRÉS MANUEL, a quien EL FINANCIERO asigna el 54% de las preferencias.

Aunque también llama la atención que dicho muestreo ponga en segundo lugar a PEPE MEADE, con el 22%, dejando como tercero a RICARDO ANAYA, en 21%.

Por su parte, REFORMA ubica a LÓPEZ OBRADOR con 51%, seguido de ANAYA con 27% y adjudicando un 19% a MEADE.

Y aunque cambien de orden el segundo y tercer lugares, lo relevante es que el primero se mantiene en los términos observados por las principales agencias a lo largo de las campañas hoy concluidas.

Por mencionar otro caso reciente, apenas una semana atrás, DEMOTECNIA pronosticó un 50% para AMLO, con 25% ANAYA y 19% de MEADE.

Casi en paralelo, MITOFSKY difundió los siguientes números: 48-25-22, en el mismo orden, AMLO, ANAYA y MEADE.

En los cuatro casos, son las estimaciones al cierre del periodo proselitista, cuando ya no hay mucho margen de modificación, dada la cercanía de los comicios. Estamos a tres días.

Con el añadido de que la Copa Mundial de FIFA en Rusia representa un poderoso distractor que dificulta cualquier intento de cambiar las preferencias fraguadas en los últimos meses (años, incluso).

En este contexto ocurre el acuerdo entre los siete jefes políticos regionales del PAN buscando establecer una agenda común de diálogo con la autoridad federal que emerja de estas votaciones, no sólo en Palacio Nacional sino también en el Congreso de la Unión.

Cabe aquí citar un apartado interesante que nos ofrece el sondeo final publicado por EL FINANCIERO, con respecto a la intención del voto legislativo.

En este caso no lo clasifican por coalición, sino que lo desglosan por partido, de mayor a menor, otorgando a MORENA 45% de las preferencias; 20% al PRI; 20% al PAN; 4% al PRD; 3% al PVEM; 3% al PT; 2% al MC; 1% al PANAL; 1% al PES y 1% al rubro de “independientes”.

Por supuesto, MORENA (y el propio AMLO) están haciendo lo posible para desincentivar el voto cruzado, promoviendo en cambio el “voto parejo” por todas sus fórmulas.

Cabe la posibilidad de que fracasen en el intento y solamente ganen la Presidencia, sin lograr mayoría en las cámaras. Aún así, las curules que les falten para dicho fin estarán disponibles entre partidos veletas como el PRD, MC, PVEM y PANAL, bien dispuestos a jugar su papel de “bisagras”.

Constituye un hecho comprobado que su fidelidad verdadera es al poder, sus prebendas y recursos, tangibles, intangibles, visibles y no visibles.

Bajo esta óptica, de poco va a importar que antes hayan caminado del brazo con PEÑA NIETO y si algunos de ellos fueron viejos aliados de ZEDILLO, FOX y CALDERÓN.

Puesto que el poder dominante (con rango, casi, de aplanadora) será ahora MORENA, no cuesta dificultad predecir qué puertas habrán de tocar los operadores legislativos de dichas organizaciones satelitales.

Ello, para no hablar de nuevas (y muy factibles) fugas del PRI, un partido que va a quedar francamente siniestrado, policontundido, tras el aparatoso naufragio de MEADE.

Todo un desastre anunciado, como el de BALTAZAR (y su padrino VIDEGARAY) en 2016, sólo que a escala nacional.

Sin olvidar, además que, de las nueve gubernaturas en juego, el PRI solo tiene posibilidad de ganar una (Yucatán) pues todo indica que el MC se lleva Jalisco y las demás se reparten entre MORENA y el PAN.

La semana próxima será de sustos y sobresaltos, entre gritos y entusiasmos futboleros, llanto y crujir de dientes. Aprendizaje intensivo, además.

 

BUZÓN: lopezarriaga21@gmail.com

WEB: http://lopezarriaga.blogspot.com

Más artículos de: Carlos López Arriaga