Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

Un informe sonriente

Alberto Guerra Salazar

Felipe Garza a la CFE

Angel Virgen Alvarado

Voto fiel

Raúl HERNANDEZ

Sopa de colores

José Inés Figueroa

Relevo

Arnoldo García

Cd. Victoria

¿La realidad miente?

Carlos López Arriaga

Martes 19 de junio de 2018

De diversas fuentes se manejan hoy día argumentos muy estructurados que ponen en duda la validez de las encuestas electorales.

Cuestionan su metodología y el diseño de la muestra, al subrayar el amplio rango de entrevistados que se negaron a responder o fueron catalogados dentro del rubro “no sabe”.

Con un detalle. Si en verdad fueran tan erróneos dichos estudios (como se pretende) darían resultados desiguales, erráticos, diferenciados.

Tan distintos unos de otros que ello nos impediría dibujar tendencias (1) entre sucesivos muestreos de una misma agencia y, peor aún, (2) entre diversas casas encuestadoras.

De existir sesgos sustantivos, mediciones altamente irregulares y votos de sombra (por definición, insondables), en un resultado podría figurar MEADE como puntero y en el siguiente ANAYA.

O bien ANDRÉS MANUEL aparecería en lugares diferentes (primero, segundo, tercero).

De ser equívocos, como afirman, dichos estudios, los sesudos teóricos del error estadístico tendrían que explicar por qué razón observamos hoy porcentajes tan cercanos a lo largo del tiempo y entre diferentes emisores.

Por principio (1) en el orden (AMLO, ANAYA, MEADE, BRONCO), aunque también (2) en las diferencias que separan a cada cuál del antecesor y (o) del siguiente y que, además, (3) dicha distribución de simpatizantes se sostenga a lo largo de los meses.

Una segunda explicación sería de orden conspirativo. Según esta variante, las encuestas serían infieles de manera deliberada, mentirían a propósito para ayudar a un candidato en particular y demeritar a otros, todo ello como antesala del fraude.

Solo que la tesis de la “gran conjura” requeriría (como sustento) un acuerdo tan diabólico como extendido entre las principales empresas escrutadoras: Demotecnia, Ipsos, Parametría, Gea-Isa, Buendía y Laredo, Berumen, Mitofsky, Massive Caller, Bloomberg.

Y también los respectivos medios vinculados con dicho esfuerzo (Excelsior, Milenio, Reforma, El Universal, El Financiero) y hasta cúpulas empresariales como la mismísima COPARMEX.

¿Es factible, pues, que agentes y factores tan diversos, en tiempos distintos, con intereses tan variados, coincidan en vender al votante mediciones similares, en aras de algún malévolo propósito común?

Sobre todo, si observamos que el beneficiario a a quien (por igual) reconocen como puntero, es LÓPEZ OBRADOR, el candidato anti-sistema por excelencia.

Un hombre cuya hostilidad contra los sondeos (y quienes los hacen) ha sido una constante en las tres elecciones donde ha buscado la Presidencia. Tiene años objetando dichos estudios a los que tilda de “cuchareados”, adulterados, parciales, deshonestos.

El mismo AMLO que tiempo atrás llamó “pasquín de la mafia del poder” al periódico El Universal, tan solo porque no le gustó una de sus encuestas.

Reclamo ofensivo, por cierto, semejante a los que en su trompicada carrera política ha lanzado contra grupo Reforma, Televisa y TVAzteca (el “duopolio”).

Ninguno de dichos medios tendría razones para mentir en beneficio del tabasqueño, alterar los números en su favor, ni por concurrencia de intereses, ni (menos) coincidencia ideológica. Es el más ajeno a ellos.

No obstante, en fuentes cercanas a la coalición Por México al Frente (PAN, PRD, MC) pero, sobre todo, entre los simpatizantes del señor MEADE, se difunden todavía interpretaciones esotéricas donde afirman que los cálculos proyectados hasta hoy son falsos, carecen de sustento.

Y añaden que la votación del próximo primero de julio nada tiene que ver con las estimaciones estadísticas difundidas el último medio año, al menos.

Tendríamos entonces que llamar mentirosa a la COPARMEX y endilgar la etiqueta de obradoristas a medios francamente patronales como Forbes, Expansión, El Financiero, El Economista o Líderes Mexicanos. Casi tanto como llamarles “empre-chairos”.

Hubo incluso un “meme” que recorrió redes sociales donde se decía que las encuestas de Reforma publicadas un mes antes de los comicios en 2006 y 2012, habían fallado, pues daban por ganador a LÓPEZ OBRADOR, siendo que los respectivos triunfadores fueron FELIPE CALDERÓN y ENRIQUE PEÑA NIETO.

Sobre esto último, tomó cartas en el asunto la oficina de Verificado-2018, órgano creado por esfuerzo conjunto de diversos medios para denunciar la información falsa (fake news) difundida en redes.

No costó mucho trabajo descubrir que tales encuestas previas de Reforma (en 2006 y 2012) efectivamente existieron, aunque nunca con dichos resultados.

Un mes antes de ambos comicios, Reforma daba por ganados a CALDERÓN y a PEÑA, como efectivamente ocurrió.

En efecto, el único resultado que cuenta es el del primero de julio, aunque ello no deslegitima las aproximaciones previas siempre y cuando se trate de efectivos ejercicios de prospectiva profesional (y no tretas propagandísticas).

Finalmente, decir que el PEJE trae mejores números no significa que simpaticemos con él. De la misma manera que el señalar sus errores tampoco nos vuelve enemigos. El dato duro no es chairo ni antichairo y para eso existe esta profesión llamada periodismo. 

BUZÓN: lopezarriaga21@gmail.com

WEB: http://lopezarriaga.blogspot.com

 

Más artículos de: Carlos López Arriaga
El Partenón

Leticia coquetea con Morena

J. Guadalupe Díaz Mtz.

Chiquita... mi reyna

Oscar Jiménez

Peña Nieto en Tamaulipas

Jose Luis B. Garza

Justicia en marcha

Carlos López Arriaga