Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo Reporteros en la Mesa - Hoy a las 7:00p.m.
El Partenón

El que no llora, no...

Angel Virgen Alvarado

Así serán recordados

José Inés Figueroa

Comparecencias

Arnoldo García

Cd. Victoria

Un “jefe” en apuros  

Max Avila

Martes 12 de junio de 2018

* El columnista es autor de las novelas: “Erase un periodista” y “Rinconada, la historia prohibida del maestro Ricardo”, además Premio Nacional de Periodismo 2016.

No está por demás advertir que por razones técnicas el escribidor no se ocupará del tercer y último debate en esta columneja. Lo hará tal vez en entregas subsecuentes, si es que lo amerita dicho evento y si  valió la pena el seguro “agarrón” entre Meade y Anaya, asunto que imaginamos pudo ser el más interesante de la jornada de este martes por la noche, digo, tomando en cuenta el morbo despertado.

Mientras tanto, Diego Fernández de Cevallos propone la alianza de Ricardo Anaya con el PRI o mejor dicho, con el supremo gobierno y quien lo representa, como forma de evitar que AMLO llegue a la presidencia de la república.

“El jefe”, quien funge como asesor del abanderado panista no aguantó más y lanza la iniciativa en la entrevista con MVS que este lunes reproduce PROCESO en su avance cotidiano.

Con su acostumbrada soberbia aprovecha para calificar de “orate”, “enfermo” y “psicópata” al candidato de MORENA precisando que cualquier medida es buena “para no entregar el país a un iluminado”.

Usted dirá que es la voz de un desesperado al borde de un ataque de locura, y tiene razón. Pero también es el pensamiento de la minoría que desde siempre se consideran dueños de México.

Diego no habla por sí mismo sino por la élite empresarial y política que concibe y aprecia la democracia solo cuando le conviene. Es el verdadero rostro del poder que durante muchos años se han beneficiado a la sombra de las instituciones.

Por supuesto que les duele el muy probable arribo de AMLO a  Palacio Nacional porque tendrán que ajustarse a las nuevas reglas o atenerse a las consecuencias.

Para la oligarquía que representa Fernández de Cevallos no existen escrúpulos. A este “ideólogo” de la derecha no importa la delicada situación en que se encuentra Ricardo Anaya por efectos de las acusaciones del régimen con el cual pretende aliarse para derrotar a López Obrador.

No le importa tampoco el duro calificativo de “vulgar ladrón” lanzado por Meade. Por encima de todo ello está el odio enfermizo contra el tabasqueño al que no pueden acusar de tramposo ni aprovechado porque les lleva delantera en buena lid.

                                    DUEÑOS DE VIDAS Y HACIENDAS

Vista en las circunstancias en que se desenvuelve la campaña presidencial, pareciera más que proponer, “el jefe” suplica una alianza que matice un tanto la ventaja irreversible de MORENA que humilla y avergüenza al poder político y económico de este país.

Pero además muestra la pasión descarnada del auténtico y original oligarca porfirista, del “patrón” dueño de vidas y haciendas, intolerante y deshumanizado, capaz de utilizar cualquier recurso para encubrir sus intereses y los de su grupo, como pretender la señalada alianza por encima de cualquier código moral o político, pero, ¿qué se podría esperar?.

En el remoto y poco probable caso de que lograra establecer el susodicho amasiato electoral, ¿en qué papel quedaría su partido y el candidato Anaya?. Quizá tampoco le importe la escandalosa demanda de parte de Ernesto Cordero ante la PGR para que se investigue hasta las últimas consecuencias el presunto delito de “lavado de dinero” de que es acusado el candidato panista.

Ya sabéis que Cordero no es cualquier hijo de vecino sino el presidente del senado de la república y distinguido militante del PAN. Insisto, este pleito “va pa’ largo” al margen de la oficiosa intervención de “el jefe” Diego respecto de unir PRI y PAN para dar la batalla final a López Obrador.

                                  “NO ME AYUDES COMPADRE”

Ya le digo que la soberbia impide a los integrantes de la élite empresarial acomodarse a los nuevos tiempos. Estos beneficiarios del poder no comprenden que el cambio está a las puertas de la república.

No lo entienden, digo, y es que los spots donde un grupo de capitalistas muestra su voto a favor de Meade o Anaya, son  verdaderas provocaciones que alimentan la lucha de clases. Sea que resulta a la inversa porque en lugar de atraer partidarios a sus favoritos, se los alejan.

Recordéis que tanto PRI como PAN apuestan al dichoso ”voto útil” de los indecisos quienes por evidencias registradas en diversos medios de comunicación, no están muy convencidos de que los candidatos de tales partidos sean los adecuados. Así que lo más probable es la abstención persista tal vez en menor porcentaje, pero de que a un buen de mexicas las elecciones les valdrá un cacahuate, eso-que-ni-que. Y luego con la “cooperación” empresarial, ¡menos!.

SUCEDE QUE

Dicese de Cruz López Aguilar que es víctima avanzada de alzheimer…”ahora me lo explico todo”, como dijo aquel.

Y hasta la próxima.

Más artículos de: Max Avila
El Partenón

AMLO y su irrefrenable lengua

J. Guadalupe Díaz Mtz.

…Tres días después  

Martha Isabel Alvarado

Nace un súper fan

Oscar Jiménez

Díaz Ordaz y San Miguel

Jose Luis B. Garza

Migrantes, vieja historia

Carlos López Arriaga