Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

Proceso eleccionario violento

Angel Virgen Alvarado

Elección riesgosa

Martín SIFUENTES

Lazos de amistad

Raúl HERNANDEZ

La fatalidad del ser

José Inés Figueroa

Auditoría

Arnoldo García

Cd. Victoria

Repudian a Yunes por ser hijo del nepotismo 

Alberto Guerra Salazar

Jueves 24 de mayo de 2018

Si Tamaulipas sigue viviendo bajo una situación insoportable de violencia y las tres ramas del gobierno local no pueden o no quieren atacar y acabar con el problema que cuesta las vidas de muchos inocentes ¿quién debe tomar la iniciativa de proponer otras alternativas de solución?

No es posible aceptar resignadamente que las ramas ejecutiva, legislativa y judicial de Tamaulipas, simplemente escurran la responsabilidad que no están cumpliendo, de proteger la integridad física y los bienes materiales de los ciudadanos, y se crucen de brazos.

Vivimos en Tamaulipas una situación de excepción, de emergencia, de grandes problemas que reclaman grandes soluciones, y en vista de que el gobierno estatal, panista, se declara impotente y carente de imaginación para buscar soluciones desesperadas, alguien tiene qué hacer algo.

Si, pero quién?

Durante mucho tiempo, la Secretaría de Gobernación tuvo en Tamaulipas a un papanatas como su representante, que nunca sirvió para nada pues lo suyo era grillar con políticos igual de mediocres que él y cobrar sin remordimientos sus emolumentos quincenales.

Es la dependencia encargada del hacer funcionar el sistema de seguridad y justicia en México, aunque cuando estuvo a cargo de Miguel Angel Osorio Chong no dio buenos resultados en Tamaulipas.

Ahora despachan otras personas en la Secretaría de Gobernación, a nivel federal con Alfonso Navarrete Prida, a nivel regional con Enrique Cárdenas del Avellano y pronto, a nivel local con Eliseo Castillo Tejeda.  

Eliseo resultará ser igual de improductivo que su antecesor de nombre impronunciable, pero cuando menos Cárdenas del Avellano es un hombre de compromisos, celoso del prestigio de su casa, que querrá darle más lustre, con buenos resultados en su nueva encomienda.

Ayer volvieron a ocurrir balaceras, persecuciones, bloqueo de carreteras, robo masivo de vehículos y muertos, temprano, en varios sectores y la carretera Reynosa-Río Bravo, con el ametrallamiento de un autobús de transporte de obreros de maquiladoras.

La noche del martes también hubo derramamientos de sangre, con cuando menos cuatro abatidos en diferentes colonias, asalto a negocios y la quema de una tienda de conveniencia.

Fue rescatado un hombre ahogado en el canal Anzaldúas, vestido, y con huellas de violencia en los brazos.

En Ciudad Mante siguen clausurando negocios, por la violencia y una economía estancada pues el flujo de dinero gubernamental sigue atorado, como el año anterior, aunque se prevé que abran las llaves del recurso en las dos últimas semanas de las campañas electorales.

El candidato presidencial del PRI Pepe Meade acusó en un mitin celebrado en Coahuila, que Tamaulipas y otras entidades gobernadas por el PAN son infiernos por la combinación de violencia y estancamiento económico.

¿Y donde estaba el Gobernador cuando ocurrió este duro reproche?, Cabeza de Vaca asistió en Tabasco a una reunión de la CONAGO, donde estuvo el Presidente Enrique Peña Nieto, para hacer la clausurarla.

Pero no usó el mandatario tamaulipeco ese foro nacional para convocar a sus colegas a hacer una reflexión colectiva que los acerque a una solución integral al problema de la inseguridad pública.

Tampoco pidió al jefe de las instituciones nacionales, que regrese a Tamaulipas a los más de dos mil soldados que ya no protegen nuestras calles. Cabeza de Vaca pidió en ese concierto nacional, ¡que le recomienden a Meade no usar el tema de los automóviles chocolate (chuecos) como bandera electoral!

Una oportunidad dorada tirada por la borda. Pero además, el propio Cabeza de Vaca incurrió como candidato a Gobernador en trucos de este tipo para jalar votos. Prometió que eliminaría el impuesto sobre tenencia de vehículos… y no lo hizo.

También usó como bandera para ganchar votos el combate hasta su exterminio, de las bandas de los violentos, y hoy el acorralado es él.

Hay otro tema que hará saltar chispas, cuando se anuncie que el próximo año irá el gobierno estatal, panista, por mil millones de pesos de los tamaulipecos, por concepto de impuestos vehiculares y el nuevo emplacamiento. Mañana los detalles.

Retomamos el tema del delegado regional de Gobernación, Enrique Cárdenas del Avellano, pues confirmó que el candidato a presidente municipal de San Carlos está preso por el delito de presunto homicidio.

La vocería gubernamental negó tener conocimiento de la aprehensión que debió ocurrir la semana anterior, por parte de agentes de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas.

Cosa rara, porque el IETAM ya conoce del hecho aunque extraoficialmente, y en su más reciente sesión, el pleno de consejeros no incluyó en su lista de 31 candidatos sustituidos, a ese de San Carlos.

Nos aclararon que el candidato preso no puede ser dado de baja por el IETAM a menos que lo pida expresamente el partido que lo registró, o mediante una sentencia dictada por un juez penal.

Otra pifia gubernamental ocurre en el sector salud, pues apenas empiezan los calorones pero ya se dispararon los casos de dengue, ziko y chikungunya, aun en casos de niños nacidos de mujeres infectadas.

Sobre el mismo tema, el candidato de MORENA a Senador de la República, médico Américo Villarreal Anaya, denunció en Nuevo Laredo una crisis estatal por el desabasto de medicinas y la cancelación de algunos programas de salud.

“Conozco el tema de primera mano, por mi profesión”, dijo Américo, ex funcionario del sector salud, refiriendo que el presupuesto de la dependencia es de carácter federal, pero que la falta de planeación y de coordinación estatal, provocan los problemas.

El cardiólogo sigue apareciendo como favorito de los electores, en las encuestas que se levantan en los municipios. Ismael García Cabeza de Vaca, del PAN, está en segundo lugar.

Por cierto, el candidato de MORENA a Gobernador de Veracruz mantiene en encuestas, un empate de simpatías con el candidato del PAN, Miguel Angel Yunes Márquez, a quien reconocen prendas personales pero no le perdonan nexos familiares.

El actual mandatario jarocho, del mismo nombre, es padre del candidato del PAN, y lo repudian por ser producto del nepotismo.

En otros temas, no está confirmado pero trascendió que el tribunal electoral del poder judicial de la federación, sala Monterrey, inhabilitó la candidatura de Zeferino Lee Rodríguez, registrado por el PAN para la diputación federal del distrito de Madero-Altamira.

En tanto que en Matamoros, Chito García González, candidato del PAN a presidente municipal, anunció que de resultar electo, modificará el presupuesto de cien millones de pesos que gasta Jesús de la Garza Díaz del Guante en comunicación social.

Chuchín practica en ese rubro el mismo truco del presidente municipal de Nuevo Laredo, panista, Enrique Rivas Cuéllar, pues no lo gasta precisamente en medios de comunicación sino que hace desviaciones, aunque sí eroga mucho dinero en tribunas forasteras, no tamaulipecas.

El Ayuntamiento de Matamoros también tiene un presupuesto excesivo para hacer crecer la imagen de Chuchín, pero los convenios están inflados a favor de funcionarios muy cercanos a los afectos del presidente municipal, pues cobran moches.

Sobre el mismo tema pero en el caso del Ayuntamiento victorense de Oscar Almaraz Smer, pronto habrá otra denuncia por tráfico de influencias pues José Manuel Flores Montemayor paga facturas de alta cuantía a publicaciones mensuales, de escasa circulación pero propiedad de familiares de miembros del Cabildo.

Cumplió años el joven Enrique Díez Vargas.

Más artículos de: Alberto Guerra Salazar
Todos contra el dengue, zika y chikungunya
El Partenón

Geño, Pablo y Biasi

J. Guadalupe Díaz Mtz.

Tamaulipas y sus Senadores

Martha Isabel Alvarado

Votos vs goles    

Jose Luis B. Garza

Colorín colorado

Carlos López Arriaga