Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

El Aborto

Angel Virgen Alvarado

Perlas Pejejianas

José Inés Figueroa

Comparecencias

Arnoldo García

Valle de Texas

Postdebate

Jose Luis B. Garza

Martes 24 de abril de 2018

El debate de los candidatos ala Presidencia de la República llevado a cabo el pasado domingo resultó un vertedero banquete, en sentido figurado, para quienes gustan de seguir los acontecimientos políticos o bien participan, de una forma u otra forma, en las múltiples contiendas electorales que tienen lugar en el territorio mexicano.

Desde la expectativa del encuentro entre los aspirantes, hasta los efectos de su actuación, pasando por los ingeniosos y no ingeniosos “memes” que inundaron las redes sociales, el tema parece no agotarse y con seguridad incidirá, aunque no sea en forma abrumadora, en las nuevas encuestas que se den a conocer en los siguientes días.

¿Cambiará esto radicalmente las preferencias? Seguramente no, con respecto a los más posicionados, pero si puede ser el inicio de un efecto que a la larga puede afectar los resultados de la elección.

Ha sido un buen ejercicio, sin el acartonamientos ni ausencia de intercambio de ideas (o ataques) como ha ocurrido en los debates presidenciales anteriores o los que se dieron en algunos de los estados en los recientes procesos electorales.

¿Puede mejorarse? Claro que sí. No solamente en le formato, sino también en el conocimiento previo que cada uno de los contendientes debe de tener sobre lo que le corresponde hacer  durante la réplica y de los tiempos que dispone, así como de su administración. Hubo candidatos que desperdiciaron el tiempo del que disponían en exposiciones que muy bien pudieran haber sido más concretas y reservar tiempo para comentarios adicionales o imprevistos. Ese tiempo debe de racionalizarse y ser aprovechado, es como comprar tiempo aire.

El siguiente debate, como ya lo ha anticipado el INE, tendrá nuevas modalidades.

Los espectadores del debate, sin embargo, generalmente no siempre podemos sustraernos a nuestras preferencias personales y en ocasiones seguimos la participación de los actores como quien sigue al equipo de su preferencia, esperando que gane, minimizando, los aciertos del oponente y sobrevalorando las intervenciones de nuestro favorito.

Es difícil ver con objetividad el desarrollo de un evento político de tan especial naturaleza, pero no es imposible.

Este fue el primero de tres.

Y sin que este se pueda decir que ha sido malo, los posteriores deben de mejorar la participación personal, la profundidad de los temas y en la coordinación entre el Instituto Nacional Electoral, los candidatos y los moderadores para que las reglas sean claras y entendidas por los contendientes y les permitan aprovechar al máximo la gran oportunidad histórica que el proceso electoral les brinda.

   

Más artículos de: Jose Luis B. Garza
El Partenón

AMLO y su irrefrenable lengua

J. Guadalupe Díaz Mtz.

El Indomable

Martha Isabel Alvarado

Buen clima

Oscar Jiménez

Díaz Ordaz y San Miguel

Jose Luis B. Garza

Periplo presidencial

Carlos López Arriaga