Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

El Aborto

Angel Virgen Alvarado

Perlas Pejejianas

José Inés Figueroa

Comparecencias

Arnoldo García

Matamoros

Inicia nueva Campaña

Martín SIFUENTES

Lunes 23 de abril de 2018

A los tamaulipecos no se nos olvida el casi eterno silencio  de Baltazar Hinojosa en un momento durante el debate de los candidatos a gobernador en el no muy lejano 2016. 

El hecho de haber enmudecido, o que le “sobrara tiempo”, impactó, pues él era el político de mayor experiencia en aquel ejercicio. No pensamos que ese haya sido el error que lo precipitó a una derrota, pero lo que es indudable es que aquellos segundos en los que casi solo se oía el canto de un grillo, marcó el debate, marcó a Baltazar. 

Viene todo esto a colación, porque ahora, tras el primer debate de los candidatos a la presidencia de la república, nos queda la impresión de que el puntero Andrés Manuel Lopez Obrador, calló y cayó. 

Su silencio ante los fuertes cuestionamientos que le hicieron sus rivales, le hizo perder la oportunidad de oro, de alejarse aún más de ellos en esa carrera hacia Los Pinos. A reserva de conocer si hay algún movimiento en los porcentajes  de las encuestas, es indudable que al menos en esta ocasión, el candidato Ricardo Anaya se mostró más vivo y eficaz que el tabasqueño. 

Queda claro también que el verdadero contrincante de Andrés Manuel, se llama Ricardo. 

Que esto ya se convirtió en pelea de dos, y que entre ambos está el próximo presidente de México.     

Por supuesto, falta un buen tramo de campaña, faltan un par de debates, pero lo que se puede ver, es que tras el primer encuentro, y tras de que todos le pegaron, quien se le acercó peligrosamente es el panista. 

Los asesores de AMLO tendrán que replantear una estrategia para revertir los daños. La ventaja en la que se amparaba ha dejado de ser cómoda y hasta se puede decir que desde el lunes 23 de abril ha iniciado una nueva campaña.

Lo extraordinario del primer debate es la respuesta social. 

Gustó el formato, agradaron las innovaciones, con preguntas directas, incomodas, personales de los moderadores, cuestionamientos fuertes entre los mismos candidatos, que si bien no logran que los participantes contesten lo que se les pregunta, es por mucho menos acartonado que lo que habíamos visto por más de 20 años de debates. 

Más de 13 millones por televisión abierta y de paga. 4 millones y medio por Face Book, 3 millones por Youtube, casi un millón por Periscope, un millón y medio de “tuits”, son números de una audiencia que está por encima de las expectativas. 

Hubo interés, y lo habrá más para el segundo debate. Estamos ante un avance innegable: Una sociedad en buen numero interesada en el proceso político de su país. 

Y eso alentador. Porque en medio de la convulsión  provocada por la inseguridad, la corrupción y la impunidad que campea, ver ese interés, hace pensar que esta vez la sociedad si va a exigir a sus autoridades y que ya no está dispuesta  a soportar más abusos y engaños. 

Más artículos de: Martín SIFUENTES
El Partenón

AMLO y su irrefrenable lengua

J. Guadalupe Díaz Mtz.

El Indomable

Martha Isabel Alvarado

Buen clima

Oscar Jiménez

Díaz Ordaz y San Miguel

Jose Luis B. Garza

Periplo presidencial

Carlos López Arriaga