Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

Sueño guajiro

Angel Virgen Alvarado

Ahí vienen los casinos

José Inés Figueroa

Casinos

Arnoldo García

Cd. Victoria

Lo dicen las encuestas, Américo despegó

Alberto Guerra Salazar

Domingo 15 de abril de 2018

Cuando el panista Francisco García Cabeza de Vaca ganó la gubernatura en 2016, con 200 mil votos de diferencia, impuso cambios drásticos en los usos y costumbres en el manejo del poder, que impactaron también a la prensa.

De hecho, el entonces candidato del PAN no contrató espacios en la prensa para la difusión de sus actos de proselitismo. El PRI sí lo hizo como es la costumbre, aunque el jefe de prensa alterno de la campaña tricolor, Guillermo Martínez García, se embolsó grandes cantidades de dinero destinadas para ese fin.

Como jefe del poder ejecutivo local, Cabeza de Vaca suprimió el gasto autorizado por el Congreso local para sustentar los convenios de publicidad con prensa escrita y electrónica; gradualmente ha restablecido aunque de manera parcial, estos acuerdos comerciales.

Uno cercano colaborador del mandatario panista, confesó que la instrucción superior es la de fastidiar, amolar, acabar con cualquier relación “con todo lo que huela a PRI” y eso incluye a la prensa.

De hecho, la industria editorial tamaulipeca cumple dos años de vacas flacas pues Egidio Torre Cantú dejó de pagar las facturas mensuales a partir de la derrota electoral que sufrieron él y su partido, el PRI.

En las postrimerías del sexenio de Torre, autorizó pagos con dinero en efectivo de las deudas acumuladas con algunos medios, pero su vocero Guillermo Martínez García quiso “negociar” rebajas, descuentos, para pagar sólo migajas.

Muchos editores y concesionarios de radio y televisión rechazaron el menoscabo del pago por servicios profesionales prestados, y nadie duda que Martínez García no regresó el dinero resultante a la tesorería, sino que se lo apropió.

Año y medio después de la “seca” económica que sufre la industria editorial, se abrieron las campañas electorales y también la expectativa de ingresos por concepto de convenios de difusión.

Los candidatos del PAN mantienen la tradición de desairar la firma de publicidad con los medios, lo que ya se esperaba, pero la gran decepción corre a cargo del PRI y sus candidatos, pues pretenden que les regalen los espacios, impresos y electrónicos.

Es una gran ironía que la prensa perdió a su cliente número 1 por el hecho de haber proporcionados servicios institucionales a los gobiernos del PRI, y que ahora que es la oportunidad de compensar las pérdidas, generarles algunos ingresos, los candidatos del partido tricolor quieran que no les cobren las inserciones y emisiones, de su propaganda.

Ayer, Yahleel Abdalá Carmona almorzó con periodistas de Río Bravo y cuando les informaron que no habría publicidad, improvisaron una manta que desplegaron con una leyenda escrita de repudio.

Sergio Guajardo Maldonado, presidente estatal del PRI, presente en el evento, se disculpó personalmente con algunos comunicadores, por el hecho de que no puedan cumplir la tradición establecida por ellos mismos, de contratar propaganda en tiempos electorales.

--“Estamos muy pobres” (él usó otra palabra, pero la omitimos por razones obvias) y pidió a los reporteros comprensión por la penuria partidista, con la promesa de que más adelante las cosas tal vez mejoren.

El otro candidato al Senado, Alejandro Guevara Cobos, de plano puso cara de “yo no fui” aunque alcanzó a repartir algunos billetes de baja denominación, entre algunos periodistas descorazonados.

MORENA y sus candidatos también tienen cerrada la llave, pero ellos por la austeridad impuesta desde la cúpula, pues la mitad de sus prerrogativas de campaña son descontadas para destinarlas a la promoción del candidato presidencial.

Por cierto, una actualización de la encuesta de Massive Caller hace aparecer al médico Américo Villarreal Anaya con un margen superior de aceptación ciudadana, respecto de su competidor más cercano, el panista Ismael García Cabeza de Vaca.

La empresa encuestadora concede al candidato a Senador de la República de MORENA, 28.64 por ciento de preferencia electoral, contra 25.93 por ciento del abanderado del PAN Cabeza de Vaca.

Yahleel Abdala Carmona tiene apenas un 15.80 de preferencia. Si estos números de concretan el domingo 1 de julio, el PRI perdería hasta su senaduría tamaulipeca de primera minoría, donde hoy cobra Manuel Cavazos Lerma.

En Reynosa, Arias Consultores abrió un escrutinio respecto de candidatos a presidente municipal y aunque todavía no inician su campaña de proselitismo, ya hay una ganadora, la doctora Maki Ortiz Domínguez.

Arias le concede a la actual presidenta municipal un 57 por ciento de aceptación, contra un 15.1 por ciento de JR Gómez Leal, de MORENA, cuñado de Cabeza de Vaca, y manda al sótano al candidato del PRI, Serapio Cantú Barragán, con 13.4 por ciento de popularidad.

En Ciudad Victoria también hay duelo de encuestas, y una que firma una empresa Encuestadora Victoria, ENCUVIC por sus siglas, que nadie conoce, concede al PRI carro completo en Tamaulipas, excepto en la elección de presidente municipal.

Atribuyen a esta supuesta casa encuestadora los siguientes vaticinios: Pepe Meade le ganará a Ricardo Anaya por 132 puntos, contra 129, y manda a López Obrador a un tercer lugar, con apenas 122 puntos.

“Encuestadora Victoria” concede a Alejandra Cárdenas, del PRI, 170 puntos, contra 125 de Mario Ramos Tamez, de Movimiento Ciudadano, y 104 puntos a Reyna Garza, de MORENA. Pelean la diputación federal.

Omite esta encuesta resultados sobre preferencias para la elección de presidente municipal victorense, por razones obvias, pero consuela a Oscar Almaraz Smer con la afirmación de que cinco de cada diez ciudadanos, aprueba su gestión. La mitad.

Al Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca le conceden una calificación aprobatoria, de parte de cuatro de cada diez ciudadanos consultados, pero de plano se le “bañaron” al Presidente Enrique Peña Nieto, pues sólo uno de diez tamaulipecos, aprueba su gestión, según su contabilidad.

 Por cierto, es factible que el gobierno estatal, panista, convoque a conferencia de prensa o cuando menos, emita un boletín con una declaración del Gobernador Cabeza de Vaca, con la información del resultado de su entrevista con el Secretario de Gobernación.  

Tamaulipas vive una insoportable situación de violencia que ha costado muchas vidas inocentes, y lo menos que merece la sociedad, es una información puntual y completa, acerca de nuevas estrategias gubernamentales para contenerla.

También en la ciudad de México, el periódico La Jornada publicó un extenso reportaje con la firma de Sanjuana Martínez, donde maneja la teoría de que usan el asesinato del columnista Carlos Domínguez, como pretexto para destruir la carrera política de Carlos Cantúrosas Villarreal.

Por su parte, el presidente municipal, panista, de Nuevo Padilla, Eduardo Alvarado, desmintió el discurso oficial de que todo está bien, con la revelación de que la ciudad está abandonada, en ruinas, por culpa de la inseguridad. No hay actividad económica, dijo.

Aún así, Alvarado, conocido como El Tira-tiros, va por la reelección. Otro candidato del PAN, Vicente Verástegui Ostos, que quiere repetir como diputado federal por el distrito cañero, fue captado por la cámara indiscreta cuando entrega en la mano, billetes a una humilde señora.

No prueba que se trate de un soborno, pero piensa mal y acertarás.

Una buena noticia es que el delegado de Gobernación en Tamaulipas, un señor Juárez Mayorga, fue destituido (los puestos gubernamentales son irrenunciables), lo que significa que su reemplazo, sea el que sea, cumplirá las delicadas funciones que él evadió, por incompetencia o por corrupción

Cumplieron años los periodistas Ernesto Arreola Medina y Ramiro Ortiz García, La Bruja, llamado así por sus amigos.

Más artículos de: Alberto Guerra Salazar
El Partenón

¿Juegan para que Morena gane?

J. Guadalupe Díaz Mtz.

Sí, a Política Coercitiva   

Martha Isabel Alvarado

Caravanas y grupos

Jose Luis B. Garza

Capitalismo de compadres

Carlos López Arriaga

Lo que está por venir

Clemente Castro