Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

Solo por docena

Angel Virgen Alvarado

La danza de los millones

José Inés Figueroa

Dictamenes

Arnoldo García

Valle de Texas

¿Otro Meade en Tamaulipas?

Jose Luis B. Garza

miércoles 29 de noviembre de 2017

Aunque dicen que en política no hay milagros, la conversión partidista que se efectuó  el lunes en el espíritu de José Antonio Meade puede casi calificarse de milagrosa. No tanto por haber aceptado la doctrina, programa de acción, objetivos y estatutos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), puesto que ha servido a lo largo de muchos años a gobieronos emanados de ese partido, sino porque bastaron tan sólo unas horas para que de ciudadano apartidista se convirtiera en  titular de la candidatura que sería realización del más caro sueño de cualquier priista devoto.

El hecho, sorprendente porque resultaba inimaginable hace tan sólo algunos meses, le ha dado un sesgo diferente a la contienda preelectoral.

Lo ocurrido provoca y seguirá provocando muchas reflexiones.

La inminente postulación oficial de un candidato presidencial externo transformado en priista abre la puerta para que, por analogía, se pudiera dar el caso de que en otras  latitudes, es decir, a nivel de candidaturas a gubernaturas, diputaciones, senaduría y presidencias municipales, se pudiera replicar lo que está ocurriendo a nivel nacional.

Sin embargo, en el caso concreto de Tamaulipas no se vislumbre la posibilidad de que  un candidato externo sea postulado por el PRI, cuando menos por ahora. Y no es que abunden los buenos prospectos al interior de ese instituto político.

Se sabe, y se sabe bien, que desde el apabullante triunfo del Partido Acción Nacional (PAN) , en las elecciones del 2016, que permitió el ascenso de Francisco García cabeza de Vaca al Gobierno del Estado y el encarcelamiento hace unas semanas del ex gobernador del PRI, Eugenio Hernández Flores, salvo excepciones, la moral de quienes  forman el círculo más importante de los priistas estatales anda de capa caída.

Son pocas las muestras de activismo real.

Así, el esperar que  haya algún tamaulipeco destacado que sea acogido en el seno priista estatal está es más que complicado. El caso de Meade quizá quede como una de las grandes anécdotas políticas. No podemos descartar que así como liberaron los candados del PRI para aceptar candidatos externos en el futuro puedan decidir restablecerlos. En política todo es posible.

Habrá sin duda candidatos del PRI a las alcaldías y diputaciones federales, pero ganarle a una estructura panista taamaulipeca que cuenta con una militancia activa como nunca y posicionada en el aparato gubernamental del Estado no es para nada un día de campo como ocurría hace algunos sexenios.

Pero los priistas solamente están cosechando lo que han sembrado o, para ser precisos, lo que no han sembrado.

El caso más significativo es el del ex candidato a la gubernatura del PRI, Baltazar Hinojosa, a quienes sus amigos (suponemos) buscaron por todos los medios  publicitar su gestión para reanudar un vuelo de Aeroméxico a Matamoros, como si fuese la una gran obra social de enorme impacto en esa población. En realidad lo que hicieron fue exhibir su falta de actividad, así como su carencia de contacto con quienes en algún momento dado lo apoyaron en su campaña o le brindaron su voto.

Claro, todos los partidos van a postular candidatos al Senado porque quien pierda y pertenezca a la primera minoría habrá asegurado una curul en la Cámara Alta. Así llegó el auto desterrado senador Manuel Cavazos Lerma por poner un ejemplo.

Así, pese a la creciente fortaleza de Meade, no se vislumbra que el partido al que ahora pertenece logre ganar la elección del 2018, con el agravante  de que, cuando menos a nivel nacional, hay destacados panistas que se empiezan a pronunciar a favor del ex secretario de Hacienda.

Más artículos de: Jose Luis B. Garza
El Partenón

Gustavo, la mejor carta

J. Guadalupe Díaz Mtz.

La travesura

Martha Isabel Alvarado

La diputada fantasma

Oscar Jiménez

Regresan sin gloria

Carlos López Arriaga

Va un paso adelante

Clemente Castro