Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón

Escaramuza azul

Angel Virgen Alvarado

Lazos de amistad

Raúl HERNANDEZ

Checo no es

José Inés Figueroa

Desmorona

Arnoldo García

Valle Hermoso

Crisis humanitaria y política

Jose Luis B. Garza

Lunes 30 de junio de 2014

• Inesperado anuncio de Obama

• Meade evadió los medios

 

El tema es ineludible y, al parecer, inagotable.

Si creíamos que sabíamos lo que podría ocurrir con una, por ahora irrefrenable llegada de miles de niños, supuestamente sin compañía al Valle de Texas, los acontecimientos de los últimos días se han encargado de mostrar, que a la par de la crisis humanitaria, se ha desatado un giro político en las instituciones estadounidenses y exhibidas descarnadamente las condiciones de miseria y de violencia que se vive en los países expulsores de los pequeños.

Prácticamente a diario se lleva a cabo en el Valle de Texas una conferencia de prensa con legisladores y funcionarios de todos los niveles que, aunque aparentemente quieren aportar algo a la solución de este tema, en ocasiones parece que más desean aprovechar los reflectores que se proyectan sobre el problema para adquirir notoriedad y cobrar una porción de la atención pública, atenta a lo que ocurre con este flujo de pequeños migrantes y sus efectos locales e internacionales.

Más lamentable son las posiciones de algunos políticos que parecen estar más preocupados por la devolución por parte del gobierno federal del dinero gastado en atender efectos de la crisis, que por resolver el inesperado conflicto.

Entre otros, han sostenido reuniones con los medios informativos funcionarios del Condado Hidalgo, encabezados por el juez Ramón García; el gobernador de Texas, Rick Perry; la senadora estatal y candidata por el Partido Demócrata a gobernadora, Wendy Davis; el congresista por el Distrito 15, Rubén Hinojosa; el procurador de Justicia de Texas y candidato a gobernador, Greg Abbott; el congresista Filemón Vela, acompañado por la líder de la facción demócrata del Congreso, Nancy Pelossi; el congresista Henry Cuéllar, quien los últimos dos sábados ha hecho acto de presencia en el Valle, el inmediato anterior acompañado de la Primera Dama de Honduras, Ana García de Hernández y de la congresista republicana Kay Ganger. Asimismo, el senador federal John Cornyn.

Todos ellos han confrontado a los medios informativos en su incursión al sur de Texas tras visitar los centros de detención de la Patrulla Fronteriza.

Mención aparte merece el secretario de Relaciones Exteriores de México (SRE), José Antonio Meade, quien eludió a los representantes de la prensa y no se conocieron en forma directa sus impresiones sobre la situación de emergencia que se vive en la región. Estuvo acompañado en su recorrido por el embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne. La SRE difundió un comunicado con una entrevista en video que fue hecha por el propio equipo del canciller, no ante la presencia de medios.

Desde luego, la ocasión ha sido propicia para que, al calor del problema, se den encontradas posiciones sobre la solución que se pueda dar al creciente conflicto y se ha aprovechado para hacerse ataques políticos a todo nivel, que van desde los señalamientos a la administración federal sobre su falta de habilidad para manejar el problema, hasta la intención de obtener dividendos publicitarios por parte de los candidatos a la gubernatura de Texas, Wendy Davis, demócrata, y Greg Abbott, republicano.

Merece mención especial la comparecencia ante los medios de Henry Cuéllar, quien acudió el pasado sábado en compañía de la Primera Dama de Honduras y de la congresista republicana Kay Granger ya que es quizá, antes de esa fecha, la única comparecencia plural en la búsqueda de una solución que, por ahora, parece complicada.

Pero si se piensa que todo esto ha llegado a su climax político, la verdadera historia apenas comienza.

El anuncio del Presidente Barack Obama el lunes de esta semana en la Casa Blanca, que se puede sintetizar como su disposición de emitir órdenes ejecutivas para resolver problemas derivados de un sistema de migración inservible, de acuerdo con lo dicho por él mismo, desatará una gran controversia en las filas republicanas y una movilización de grupos partidarios de la reforma migratoria.

La reacción presidencial, no programada, se produjo tras de ser informado este lunes por el líder de la mayoría del Congreso, John Boehner, de que no sería sometida al voto congresional la iniciativa de reforma migratoria que desde hace un año fue aprobada por el Senado.

Jeh Johnson, quien sí había dado a conocer la agenda de su visita a McAllen y a San Antonio desde el domingo, compareció ante los representantes de medios informativos, tras una espera de más de dos horas bajo un candente sol que elevó el termómetro hasta casi los 100 grados Fahrenheit, en una conferencia de prensa afuera del centro de detención de la Patrulla Fronteriza. Su mensaje fue una confirmación de que se  desplazarán más elementos de la Patrulla Fronteriza y recursos a la frontera para aliviar el irrefrenable problema.

Lo declarado por Obama abre un nuevo capítulo, no sólo en los intentos de resolver un problema, sino en la historia política y social de los Estados Unidos.

 

Más artículos de: Jose Luis B. Garza
El Partenón

Le faltan $20 millones a Checo

J. Guadalupe Díaz Mtz.

El mejor amigo de Monreal

Martha Isabel Alvarado

Lupe por Pedro

Oscar Jiménez

La impactante zona libre

Jose Luis B. Garza

Control de daños

Carlos López Arriaga